Páginas

lunes, 21 de noviembre de 2011

COMO DESARROLLAR UN BUEN AMBIENTE DE TRABAJO


Existen factores de estudio que toda Organización debería evaluar y controlar periódicamente a los efectos de mantener el “buen” ambiente laboral.
Desde la variada literatura y mi experiencia, estos factores pueden ser resumidos en:

COMODIDAD LABORAL. Incluye la forma de trabajo, la estructura empresarial, los sistemas de remuneración, y la participación de la alta dirección en lo que hace al apoyo para el desarrollo individual y el apoyo en decisiones o cuestiones laborales o no laborales que afronte el empleado en determinados momentos.
RELACIONES ENTRE COMPAÑEROS DE TRABAJO. Incluye afinidad, niveles de cooperación, sentido de pertenencia, capacidad para trabajar en equipo y roles asumidos por cada empleado en distintos momentos (tanto en grupos formales como informales).
RELATO FUNDACIONAL, MISIÓN Y VISIÓN. Incluye la transmisión hacia adentro y hacia afuera de nuestro compromiso con la comunidad, el relato fundacional como soporte del posicionamiento actual y una misión (y visión) atractiva para afirmar el sentimiento de querer formar parte de nuestra empresa.
COMUNICACIÓN. Incluye la comunicación interna y externa, y tiene que ver con la capacidad integral que tenga la empresa para hacer llegar todo tipo de comunicados, como ser: objetivos, novedades, informes, evaluaciones, etc.; y para de esta forma disminuir el efecto negativo de los “rumores” o los “malos entendidos”.
MOTIVACIÓN Y PERCEPCIÓN. Incluye la productividad y eficiencia de cada empleado; la capacidad para desarrollar la propia automotivación; el sentido de autonomía; el reconocimiento por el buen desempeño: los incentivos, ascensos; y, en definitiva, la percepción que tengo el empleado en tanto el ambiente organizacional y su propia satisfacción por pertenecer a nuestra empresa.

Partiendo de un análisis profundo de estos factores y una Investigación objetiva, en donde la observación, las entrevistas y las encuestas formen parte, se puede medir y detectar fortalezas y debilidades a trabajar, para mejorar el clima laboral y potenciar las oportunidades de crecimiento.
Es indudable que hay aspectos que son más “fáciles” de planificar y controlar que otros. Por ejemplo, las condiciones y comodidad de trabajo, así como que existan buenos canales de comunicación son responsabilidad de la Empresa. Por otro lado la motivación, percepción y la relación entre los pares es algo propio de cada empleado, y en estos puntos no podemos más que asumir nuestra Dirección mediante liderazgo y tener líderes en posiciones estratégicas capaces de reconocer y solucionar “problemas” con el menor efecto negativo para nuestra Empresa.
En definitiva, el clima no debe ser una consecuencia aleatoria de la interacción grupal y las percepciones individuales; debe ser el resultado de una buena planificación estratégica asumida por la Dirección, y que luego en la práctica brinde los elementos necesarios para que cada empleado realice su tarea a gusto. 

2 comentarios:

curso de recursos humanos dijo...

Muy buen aporte. Lograr un ambiente adecuado de trabajo es un aspecto importantísimo en las empresas. Hay que tener en cuenta que un empleado feliz trabaja mejor y en consecuencia aumenta no solo su productividad, sino también la productividad de la entidad de la cual es parte.

Sebastián Uslenghi dijo...

Gracias por tus palabras.. cuál es tu nombre? Aprovecho para preguntarte, ¿cómo accedo a alguna casilla de correo para ponerme en contacto con vuestra Escuela? Saludos!